July 12, 2017

Un estudio publicado identifica posibles fechas en que cientos de comunidades costeras sufrirán inundaciones frecuentes, y el posible desplazamiento de su población

Las metas trazadas en el Acuerdo de París podrían mitigar las inundaciones en muchas de estas comunidades

WASHINGTON (12 de julio de 2017)—Son más de 90 comunidades en Estados Unidos que ya enfrentan inundación crónica debido al aumento del nivel del mar provocado por el cambio climático, y ese número podría crecer a cerca de 170 comunidades en menos de 20 años, y a 670 para fines del siglo, según el estudio elaborado por los analistas de Union of Concerned Scientists (UCS por sus siglas en inglés) publicado el día de hoy en Elementa, una revista científica. Este es el primer análisis que observa toda la línea costera de los 48 estados continentales e identifica las comunidades que experimentarán inundaciones tan extensas y disruptivas que requerirán de inversiones muy costosas para protegerlas del  aumento del nivel del mar, o que  residentes y negocios  se preparen para abandonar lo que hasta ahora ha sido su hogar. El análisis proyecta el momento aproximado en que las comunidades pueden sufrir este grado de inundaciones y qué ciudades y poblaciones podrían evitarlas, si es que se alcanzan las metas de temperatura a largo plazo propuestas en el acuerdo climático de París.

El análisis define un umbral sobre el cual las inundaciones se vuelven inmanejables para la vida diaria; cuando las inundaciones afectan 10 por ciento o más de tierras productivas y utilizables al menos 26 veces por año, o cada dos semanas aproximadamente. UCS determinó el umbral después de consultar a expertos técnicos y residentes de las comunidades que ya experimentan inundaciones disruptivas. Cuando la comunidad (definida por la Oficina del Censo como subdivisión de condado) cruza este umbral se le considera “crónicamente inundada”. Para ponerlo en perspectiva, Miami Beach, considerada “el niño enfermo” respecto al aumento del nivel del mar, todavía no alcanza el umbral de 10 por ciento que se establece en este análisis, pero ya enfrenta la necesidad de tomar decisiones difíciles y costosas.

“Alrededor de 90 comunidades, en su mayoría en Luisiana y Maryland donde la tierra también se está hundiendo, sufren inundaciones crónicas debido a la elevación del nivel del mar”, comentó Erika Spanger-Siegfried, analista sénior del Climate and Energy Program en UCS y autora principal de este estudio. “Al subir la temperatura global también aumenta el nivel del mar, y a mediados de siglo varios cientos de comunidades sufrirán el mismo tipo de inundación crónica (desde los destinos vacacionales de playa como Jersey Shore y la costa del Golfo de Florida hasta ciudades de mayor tamaño, como Boston, Galveston, Savannah y Fort Lauderdale). Para finales del siglo cuatro de los grandes distritos de la ciudad de Nueva York experimentarán inundaciones crónicas. Esperamos que este análisis sea un llamado de atención para las comunidades costeras, y para todos nosotros como país, para dimensionar lo que está por venir y tener tiempo para prepararnos”.

El estudio de UCS evaluó tres escenarios de elevación del nivel del mar: El “escenario bajo” asume que las emisiones de carbono declinan abruptamente, la elevación del nivel del mar se produce principalmente por el calentamiento del océano con muy poca pérdida de hielo, y el calentamiento se limita a menos de 2 grados centígrados, en línea con la meta primordial del Acuerdo de París. El “escenario intermedio” proyecta que las emisiones de carbono alcanzan su máximo punto alrededor de mediados del siglo y que la elevación del nivel del mar globalmente es alrededor de 4 pies (más o menos 1.2 metros), con hielo que se derrite a una tasa moderada que incrementa a lo largo del tiempo. En el “escenario alto”, las emisiones incrementan  constantemente hasta finales del siglo y el hielo se derrite con mayor rapidez para producir alrededor de 6.5 pies (casi 2 metros) de aumento del nivel del mar. Los estudios recientes sugieren que el escenario alto es cada vez más plausible debido a la constante aceleración en la pérdida de la capa de hielo. De hecho, la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus siglas en inglés) recientemente informó sobre un escenario que es sustancialmente más alto.

El análisis de UCS encontró que: 

  • Para el 2035, alrededor de 170 comunidades, casi el doble de las de hoy, enfrentarán inundaciones crónicas y el posible desplazamiento de la población de las áreas afectadas bajo los escenarios intermedio o alto en aumento del nivel del mar, y más de 100 verán al menos una cuarta parte de sus tierras utilizables crónicamente inundadas.
  • Para el 2060, alrededor de 270 comunidades enfrentarán inundaciones crónicas y el posible desplazamiento de sus residentes por el aumento intermedio del nivel del mar. Este número salta a 360 comunidades cuando se considera el escenario alto. Alrededor del 40 por ciento de las comunidades crónicamente inundadas en cualquiera de estos escenarios verían inundadas al menos la mitad de sus tierras utilizables.
  • Para el 2100, alrededor de 490 comunidades, incluyendo casi el 40 por ciento de todas las comunidades que están frente al océano en las costas del Este y el Golfo de México, enfrentarán inundaciones crónicas y el posible desplazamiento de sus poblaciones ante un aumento intermedio del nivel del mar, y casi 300 verán cuando menos un cuarto de sus tierras crónicamente inundadas. Ante un escenario alto, el número de comunidades salta a alrededor de 670, incluyendo casi el 60 por ciento de todas las comunidades frente al océano que están en las costas del Este y el Golfo.
  • Muchas de las comunidades que no alcanzarán el umbral del 10 por ciento de inundación crónica en este siglo, tales como Annapolis, Maryland y Long Beach, California, de todas formas sufrirán inundaciones crónicas en importantes áreas e infraestructura.

Las comunidades que sufrirán inundaciones crónicas para el 2035, principalmente en Jersey Shore, el lado de tierra firme de Pamlico Sound en Carolina del Norte, el sur de Luisiana, y la costa este de la bahía de Chesapeake en Maryland, son zonas que ya experimentan inundaciones por mareas altas o están cerca a áreas de inundación crónica. Para el 2060, habrá nuevas franjas de áreas costeras que estarán crónicamente inundadas bajo los escenarios de elevación del mar a niveles intermedio y alto, incluyendo el área metropolitana de Boston y el norte de Nueva Jersey, lo mismo que comunidades adicionales a lo largo de la costa norte de Texas, y las costas del Golfo de Luisiana y Florida. 

“Para el 2060, serán cientos de comunidades costeras en los Estados Unidos, ciudades y poblaciones de todo tipo, las que enfrentarán inundación crónica”, indicó Kristy Dahl, científica del clima que colabora con UCS y co-autora del estudio. “En Texas, por ejemplo, las ciudades más grandes y centros industriales como Galveston y Sabine Pass serán los que a mediados del siglo se encontrarán crónicamente inundados. Lo mismo sucederá con muchos destinos turísticos, como las islas Sanibel y Captiva en Florida, Hilton Head en Carolina del Sur, Ocean City en Maryland, y más de media docena de poblaciones a lo largo de Jersey Shore”.

La inundación crónica será un problema en las principales ciudades en las próximas décadas, pero a fines del siglo ante el escenario alto, esa cifra superará las 50 comunidades con un número de habitantes mayor de 100,000, incluyendo subdivisiones de condado y también ciudades como Boston, Newark, Fort Lauderdale, y cuatro de los cinco distritos de la ciudad de Nueva York. Los residentes de esas ciudades deberán decidir si van a adaptarse o a reubicarse. Y mientras que la costa Occidental previamente había escapado casi ilesa, para el año 2100 la bahía de San Francisco y el área metropolitana de Los Ángeles se unirán a las filas de las crónicamente inundadas.

 Las comunidades que serán afectadas tienen tres estrategias básicas para hacer frente al aumento del nivel del mar: protegerse, adaptarse, o reubicarse. Algunas comunidades de las costas del Este y el Golfo ya están empleando medidas de protección y adaptación tales como compuertas de retención, espolones, diques marinos, construcciones elevadas y sistemas de bombeo de gran escala. Los esfuerzos para adecuarse o para impedir que entre el agua pueden postergar las inundaciones proyectadas por este análisis, pero son costosos y sirven por tiempo limitado. Eso significa que cientos de comunidades a lo largo de las costas, desde Maine hasta el estado de Washington, se verán obligadas a tomar decisiones difíciles sobre cuánto es apropiado invertir en áreas inundadas versus cuándo es hora de empacar maletas. De igual manera, los residentes de áreas afectadas se verán obligados a decidir cuál es para ellos el punto de equilibrio que les decida permanecer donde se encuentran o reubicarse.

“Al tomar decisiones sensatas pronto, las comunidades pueden prepararse para las inundaciones crónicas dentro del tiempo del que disponen”, dijo Shana Udvardy, científica para la preparación y respuesta al cambio climático, colaboradora de UCS, y co-autora del estudio. “Esto puede ayudarles a evitar pérdidas considerables no solo de hogares, escuelas, comercios y otra infraestructura, sino también de historia regional, sentido de pertenencia, cultura y formas de vida locales”.

 El análisis también subraya que algunos estadounidenses se verán más afectados que otros. Utilizando un índice de vulnerabilidad socioeconómica previamente publicado, el estudio identificó que casi 60 comunidades que enfrentarán inundaciones crónicas en los próximos 20 años también están luchando con desafíos sociales y económicos que pueden restar los recursos que podrían usar para planear o adaptarse, y quedarán así expuestas desproporcionadamente a daños. Mientras que las soluciones más justas ante la inundación crónica requieren la inclusión de todas las voces, las personas de bajos recursos o las minorías étnicas y raciales muy frecuentemente quedan excluidas de la toma de decisiones que afecta a sus barrios y comunidades, y enfrentan barreras para acceder a programas federales y estatales, lo mismo que a financiación.

El análisis presenta un número de recomendaciones para diseñar nuevas políticas y fortalecer las que existen para atraer inversiones y construir comunidades costeras resilientes al aumento del nivel del mar, y para repensar aquellas políticas de desarrollo costero que ponen en riesgo a estas comunidades. Pero lo que tendría mayor efecto sería lograr las metas a largo plazo establecidas en el Acuerdo de París, y por otro lado limitar la pérdida global de hielo. Mantener el calentamiento entre 1.5 y 2 grados centígrados para fines del siglo podría evitar que entre 200 y 380 comunidades costeras en Estados Unidos, incluyendo casi 50 de las más importantes ciudades de este país, y muchas más ciudades en todo el mundo, sufran inundaciones crónicas y el posible desplazamiento de sus poblaciones.

“Cumplir con las metas de largo plazo trazadas en el Acuerdo de París brindaría a las comunidades costeras que enfrentan inundación crónica su mejor posibilidad para limitar los daños causados por el aumento del nivel del mar”, dijo Rachel Cleetus, economista principal y analista de política climática de UCS. “A pesar de los intentos del presidente Trump para socavar la acción federal a corto plazo, tanto otros países como los estados, ciudades, negocios y ciudadanos de los Estados Unidos están mostrando la firme resolución para cumplir la promesa de París. Todos ellos entienden que si fallamos en limitar el calentamiento global, estamos condenando a demasiadas personas a un futuro de inundaciones y desbordamientos, y a enfrentar las difíciles decisiones y costos altos que éstas conllevan”. 

Más información en español para California, Texas, Nueva Jersey y Florida, y la entrada de blog para la bahía de San Francisco.  

Otra información en inglés:

 PDF del informe.

 Artículo en Elementa.

 Para ver nuestra base de datos por estado de las comunidades con inundación crónica, haga click aquí. Para ver las comunidades ordenadas por año, vaya a este enlace.

Puede usar nuestro mapa interactivo en este enlace. Acá podrá ver qué áreas sufrirán inundaciones crónicas y cuándo, y cuáles comunidades no cuentan con recursos suficientes para enfrentar esta nueva realidad. También encontrará cuáles comunidades podrían evitar las inundaciones si alcanzamos las metas trazadas en el Acuerdo de París. En la barra de la derecha encontrará información sobre los diferentes escenarios y fechas específicas. También puede hacer zoom en el mapa para explorarlo por barrio.  

###

La Union of Concerned Scientists (Unión de Científicos Comprometidos) aplica ciencia independiente y rigurosa para solucionar los problemas más urgentes de nuestro planeta. Actuando conjuntamente con personas de todo el país, combinamos análisis técnico y campañas efectivas para crear soluciones prácticas e innovadoras para un futuro saludable, seguro y sostenible. Para mayor información, visitar  www.ucsusa.org.

 

 

The Union of Concerned Scientists puts rigorous, independent science to work to solve our planet's most pressing problems. Joining with citizens across the country, we combine technical analysis and effective advocacy to create innovative, practical solutions for a healthy, safe, and sustainable future.