April 20, 2017

El nuevo análisis de UCS clasifica el progreso de los estados en la transición hacia la energía limpia

El sistema de puntuación de UCS analiza el pasado, el presente y el futuro de la energía limpia en los 50 estados, encuentra que el éxito se extiende más allá de las líneas partidistas.

WASHINGTON (20 de abril, 2017)—California está haciendo el mejor trabajo de transición alejándose del uso de combustibles fósiles hacia opciones de energía limpia, seguido por Vermont y Massachusetts, pero un número de estados inesperados también llevan la delantera, de acuerdo con el reporte “El progreso de la energía limpia: Clasificación del avance de los estados” publicado hoy por la Union of Concerned Scientists (UCS).

“Nuestro análisis ha encontrado un enorme avance en la energía limpia, incluso en estados donde quizás no se esperaba”, dijo John Rogers, analista energético senior de UCS y autor principal del reporte. “El liderazgo de los estados ha sido una fuerza poderosa y consistente para el progreso. Mientras que el gobierno federal ha jugado un papel importante en la promoción de la energía renovable, la eficiencia energética y la electrificación vehicular, los estados que han mostrado un liderazgo real han cosechado beneficios económicos y medioambientales tales como nuevos empleos, aire más limpio y reducción de daños para la salud”.

De acuerdo con el análisis que de una manera única examina el pasado, el presente y el futuro de la energía limpia en cada estado, los que encabezan la transición hacia un futuro energético limpio, en orden descendiente, son: California, Vermont, Massachusetts, Rhode Island, Hawai, Oregón, Maine, Washington, Nueva York y Iowa. Oprima aquí para ver el resultado de los demás estados.

El análisis usa 12 indicadores para clasificar a los estados, asignándoles un máximo de 10 puntos por cada indicador.  Estos indicadores examinan el progreso técnico evaluando tendencias claves a nivel estatal en la implementación de energía renovable, eficiencia energética y electrificación de vehículos. También miden el progreso en áreas más directamente visibles en la vida cotidiana de las personas —la creación de empleos y la reducción de la contaminación— y en políticas estatales dirigidas a llevar el impulso de la energía limpia hacia el futuro.

El progreso se ha expandido tanto que 35 estados demostraron suficientes avances en energía limpia como para colocarse entre los 10 primeros lugares en por lo menos un indicador, mientras que 21 estados clasificaron en los 10 primeros lugares en por lo menos tres categorías. El avance tampoco fue exclusivo en los estados “azules” (con tendencia demócrata).

 “El análisis mostró que el avance hacia la energía limpia va más allá de las líneas partidistas”, dijo Paula García, analista energética de UCS y co-autora del reporte. “Cuatro de los 10 estados líderes están dirigidos por gobernadores republicanos y seis por demócratas. Estados de todas las afiliaciones políticas están progresando en varios frentes”.

Dakota del Sur, por ejemplo, encabezó el listado del mayor porcentaje de energía renovable usado para generación de electricidad a nivel estatal, con el 75% de su energía proveniente no solamente de energía hidroeléctrica sino también eólica. Para el indicador que examina aumentos en la generación de energía renovable, Kansas ocupó el primer lugar después de triplicar su producción de energía eólica en un período de cuatro años. De manera similar, Texas ha avanzado significativamente en el campo de la energía eólica, con casi tres veces más capacidad instalada que el estado que le sigue y con más de 24,000 empleos en el sector de la energía eólica. Texas está entre los primeros cinco estados respecto a la facilidad con la que las empresas que operan en el estado pueden obtener energía renovable.

“El análisis muestra claramente que muchos de los estados están avanzando de diferentes maneras”, dijo Rogers. “Sin embargo, al final fueron los estados que mostraron liderazgo multifacético a lo largo de los indicadores quienes mejor representaron el avance de la energía limpia. California, que ocupó el primer puesto en la clasificación general, es uno de los cinco estados líderes en siete de los 12 indicadores —incluyendo vehículos eléctricos, energía renovable, eficiencia energética, empleos y políticas estatales. Mientras tanto Vermont, Massachusetts y Rhode Island solo pueden describirse como yendo a toda máquina hacia la energía limpia”.

Basándose en los resultados del análisis, UCS ofreció un número de recomendaciones. Una es asegurarse de que los beneficios de un futuro con energía limpia se compartan equitativamente, lo cual requiere la recolección de los datos necesarios para hacer esas determinaciones.   

“Históricamente, las minorías étnicas y raciales y las comunidades de bajos recursos han estado más expuestas a los efectos dañinos de la contaminación de las plantas eléctricas, debido a su proximidad a las centrales, y a menudo se ven afectadas de forma más severa por el cambio climático”, dijo Rogers. “Desafortunadamente las limitaciones de datos disponibles en los 50 estados no nos permitieron cuantificar las dimensiones de equidad en el sistema de puntuación.  Asegurarse de que los estados recolecten la información correcta —en adopción de energía solar en comunidades desfavorecidas, por ejemplo, o la porción de ingresos que gastan en electricidad los hogares de bajos recursos— es crucial para garantizar un futuro energético limpio para todos”. 

Otra recomendación para todos los estados es la adopción de un conjunto de políticas de energía limpia, algo que los estados líderes ya están poniendo en práctica. UCS también sugirió que los estados presionen por acciones federales que fortalezcan sus políticas existentes. Esto podría incluir la creación de créditos fiscales que aceleren la adopción de energías renovables, la oferta de inversiones o garantías de préstamos que impulsen la innovación en energía limpia y la puesta de un precio a las emisiones de carbono.

“Mientras que los estados han progresado significativamente cambiando a opciones de energía más limpia, la administración del Presidente Trump en Washington, D.C., ha estado removiendo protecciones climáticas cruciales y apoyando menos este cambio hacia energías renovables, lo que podría crear obstáculos adicionales hacia el progreso”, dijo García. “Esto hace que las medidas en energía limpia que han sido efectivas a nivel estatal ahora sean mucho más importantes”.

 “El gobierno federal no está libre de responsabilidades simplemente porque muchos estados —y estados de todas clases— están dando un salto hacia delante”, dijo Rogers. “Aún así, es estupendo ver este liderazgo estatal y es importante fomentarlo”. 

Puede encontrar más información en español en esta entrada de blog. 

 ###

 La Unión de Científicos Comprometidos aplica ciencia independiente y rigurosa para solucionar los problemas más apremiantes de nuestro planeta. Actuando conjuntamente con ciudadanos de todo el país, combinamos análisis técnico y campañas efectivas para crear soluciones prácticas e innovadoras para un futuro saludable, seguro y sostenible. Para mayor información visite www.ucsusa.org.

 

The Union of Concerned Scientists puts rigorous, independent science to work to solve our planet's most pressing problems. Joining with people across the country, we combine technical analysis and effective advocacy to create innovative, practical solutions for a healthy, safe, and sustainable future.